CAMINAR PARA CERRAR

En 2012 hice el Camino Francés hacia Santiago de Compostela y después hacia Muxia y Finisterre. 930 km de aventura, de confrontación mental, de sorpresas, milagros y bendiciones. Cuando llegué a Muxía, ya en el mar, empecé a hablar con el hospitalero del Albergue preguntándole particularmente sobre el verdadero punto final del Camino. Pues algunos decían Muxía, otros decían Finisterre. Me preguntó: “¿Y para qué quieres saber cuál es el verdadero final?” y aproveché y me extendí contándole toda la información que había recibido sobre las líneas magnéticas de la Tierra, de cómo el Camino Francés es una de ellas, de cómo las líneas continuan hacia el mar, las diferentes polaridades energéticas de las dos ciudades, y demás. Él, me llevó a otro cuarto lleno de libros y mapas antiguos y me explicó que en la antiguedad Finisterra era la zona que incluía un vasto territorio de la Costa da Morte y que incluía, además de otros pueblos, a Muxía y Finisterre. Osea que, cuando los libros antiguos dicen que el final estaba en Finisterre, incluía cualquier pueblo dentro de la zona. Muxía se volvió más popular que los otros por sus conchas en la playa, que los caminantes de antaño, antes de la cristianización, recogían como prueba de que habían completado el camino. Además, abriendo un libro grande, pesado y antiguo, me leyó algo sobre un triángulo energético que incluye a Muxía, Finisterre y Hospital. Nunca se me olvidó lo que me dijo:

“Este triángulo es muy importante que lo hagas, porque es cerrar el ciclo que has abierto con el Camino Francés. Y debes cerrarlo. Debes hacer el triángulo completo. Pero primero debes de haber hecho todo el trayecto Celta y después hacer el triángulo. No necesitas volver a hacer todo el Camino desde los Pirineos, pero sí es importante cerrar el ciclo con el triángulo. Puedes hacerlo en cualquier momento y no necesariamente tienes que hacerlo en esta vida. Pero ya tienes la información.”

Por supuesto quedé fascinada con la información. De hecho, en la recepción tenían el recorrido del camino completo exhibido públicamente incluyendo el triángulo como cierre y aproveché y le tomé la foto que publico junto con este blog. Yo por supuesto le dije, que lo iba a hacer y que me gustaría hacerlo en esta vida. Caí en cuenta, cuando nos despedíamos, que no le había preguntado su nombre. Y cuando lo hice, respondió: Ángel.

Este año, 7 años después (7= el orden correcto de las cosas), tengo la oportunidad de hacer el triángulo y cerrar el ciclo que abrí en el 2012. Y como muchas de las cosas de mi vida, se creó esta oportunidad como consecuencia de otras creaciones importantes. Una semana de Camino, que aún no sé cómo la viviré o hacia dónde me llevará. Sólo sé lo que Angel me dijo: Cerrar el ciclo que abrí cuando hice el camino completo hace 7 años. Pues mucho ha pasado. Hace 7 años en el camino no sólo encontré a mi esposo, también encontré nuevos ojos, que me permitieron vivir mi vida de una manera diferente y feliz y así mismo transmitírsela a las demás personas.Mientras escribo, empiezo a recibir ideas de cómo vivir diariamente este camino, cómo trabajarlo interiormente y cómo irlo transmitiendo a través de las redes como lo hice con anteriores caminos.

Pues bien, quien quiera como en caminos anteriores, caminar conmigo así no tenga ciclos que cerrar, podrá hacerlo a través de mi página en Facebook. Voy a llevar esta vez también algunos Quarzos y si alguien quiere ser incluído en esa siembra con su intención, pues por el interno del face me puede escribir. La verdad me da mucha alegría volver a caminar en España después de 7 años, aunque también siento la indescriptible emoción que genera la incertidumbre del orden correcto de las cosas. Pero como siempre está la certeza de un resultado maravilloso.

Escribí hace un mes al Albergue en Muxía con la intención de saber si Ángel aún estaba allí. Apareció una gran sonrisa en mi rostro mientras leía la respuesta que el mismo Ángel me escribió, feliz porque me acordaba de él y su información. Me dió su celular, por supuesto lo llamé inmediatamente y pues ya lo único que hace falta es alistar la mochila, las botas y empezar a caminar. Empiezo el 27 de Mayo desde Muxía, dirección Hospital y Finisterre para terminar en Muxía y cerrar el ciclo.

¡Buen Camino!